De tapas

Cuenca es una ciudad perfecta para ir de tapas por su ambiente divertido y acogedor y por su variedad en zonas y establecimientos. Es una ciudad muy generosa en tapas, todos los bares y tascas te ponen gratis, sin necesidad de pedirlas, unos excelentes “tentempiés” acompañando las consumiciones.

La zona más conocida es la céntrica Calle San Francisco, calle peatonal, ubicada en la parte nueva y punto de referencia para cualquier joven de la ciudad. Otra solicitada zona para el “tapeo” es el Casco Antiguo (la Plaza Mayor, el barrio del Castillo…), donde cobran gran importancia las terrazas por la espectacularidad de la zona, siendo la terraza del Hotel Leonor de Aquitania una de las más completas, por su entorno y variedad.

Una vez escogido el establecimiento y para empezar, os recomendamos nuestro plato más tradicional el “morteruelo” que se sirve en la mayoría de bares y mesones, se puede pedir como un entrante o tapa si nos sentamos a comer o desde la misma barra como una ración para tomar acompañando a un buen vino de la zona… nos lo van a servir muy calentito, en cazuela de barro y con pan para mojar. Si hablamos de bebidas, tenemos espectaculares vinos de nada menos que cuatro denominaciones de origen (Mancha, Ribera del Júcar, Uclés, y Manchuela) pero es el “Resolí“ nuestra bebida más genuina, un artesano licor con mucha personalidad, de origen árabe y un tanto dulce, es perfecto para terminar una buena comida, acompañando a otra ancestral receta, el “alajú”.

Dependiendo de la época del año, la climatología y vuestro presupuesto, en recepción os indicaremos los bares más populares para salir de tapas por Cuenca.